“El Amor y Otros Demonios“

 

Y pensar que esto fue de lo 1ero que escribí y que compartí cuando Facebook te permitía poner Notes en el wall.

Despiadado, perverso, calculador y confuso. Así es el más mortífero de los sentimientos, el primer demonio: “El amor”.

Llega inesshutterstock_276419777peradamente y toca a tu puerta. Sólo tú tienes el poder de decidir si le permites la entrada o no, pero hay veces en las que predomina más el deseo y el corazón que la misma razón.
El amor llega a adueñarse de tus pensamientos, incluso del más profundo de ellos. Se convierte en el duende de tu sueños, en el custodio de tu almohada. Roba tus ansias, el apetito, tu paz y poco a poco va acribillando tu razón hasta que caes presa de su nombre que se clava como puñal en tu carne.
Si bien es cierto que hay cierto humor mordaz escondido entre las líneas de este conjunto de palabras que he escrito, nadie me dejará mentir; amar es una cosa especial, es como un juego: uno apuesta y arriesga. Amar no es contrato, no tiene ataduras, no esclaviza. El amor es libre, se goza, se siente, se respira.
Amar también es sufrir, es llorar, es reír. Quien no ha disfrutado de esas tardes en las que pasas acompañado por su recuerdo, con el olor de su aroma impregnado en la punta de tu nariz. Te carcomen las ansias por esperar una llamada o un mensaje suyo .
Amar también es pensar, es analizar. Es leer entre líneas para descifrar su universo. Ese que comparte contigo y que se ha convertido en una curiosidad que mueres por ir descubriendo.
Así como llega, también se escapa. Es como un ave que vuela libre buscando otro lugar sobre el cual reposar su alas. El amor, así como el ave, siempre va buscando otros cielos.
Amar es entrega, es intenso. Amar duele, es sangrar, pero también es disfrutar de lo que tienes, del momento. Es disfrutar de esa persona que hoy se encuentra frente a ti, por qué?, porque no tiene nada de malo hacerlo.
El amor no es un pecado… el pecado es no disfrutarlo.
Aún y cuando estás consciente de que el amor muchas veces es una felicidad efímera, también es verdad que pasamos las mismas horas masacrando nuestros pensamientos y a nuestro corazón cuando el amor se va de nuestras vidas, pues así como llegó, también se puede ir un día.
Amor no es amar, uno le puede poner el título o etiqueta que desea: “querer”, “cariño”.
¿Por qué llorar porque terminó?…
Que no es mejor sonreír porque sucedió.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

Sofá, manta y peli

Reflexiones de cine

Despues del sexo Blog

Siempre existe tiempo para todo

Non Perfect. El blog imperfecto.

El título, lo dice todo...Bienvenidos.

Tras tu piel

quehaceres

A %d blogueros les gusta esto: